Cuando cambiar tu cepillo dental.

Cepillarse los dientes es una parte muy importante de la higiene bucal. Debe realizarse al menos dos veces al día o, si es posible, después de cada comida. Los cepillos dentales pueden cultivar gérmenes, hongos y bacterias, los cuales pueden aumentar con el tiempo. Después de usar el cepillo, sacúdelo con fuerza bajo el chorro del agua y colóquelo en posición vertical para que se ventile.

Cambia tu cepillo dental si:
  1. Tuviste gripe o anginas.
  2. Si te lo llevaste de viaje por mas de una semana.
  3. Si tuviste infección estomacal o diarrea.
  4. Si fuiste sometido a algún tratamiento de caries
  5. Si ha permanecido húmedo mas de 72 hrs.
  6. Cuando notes desgaste de los filamentos o cerdas.
  7. Si vas a salir de viaje (No te lleves el cepillo dental que usas en tu hogar)
  8. Cuando te salen fuegos (Herpes bucal).
Consejos para mantener un cepillo dental en condiciones favorables:
  • Hay que enjuagar con agua el cepillo después del cepillado para eliminar la pasta de dientes y cualquier resto que pudiese quedar adherido a los filamentos
  • Eliminar el exceso de agua, guardarlo en posición vertical y permitir que se seque al aire hasta volver a utilizarlo. Un ambiente húmedo es más favorable para el crecimiento de microorganismos que el aire libre.
  • Utiliza cepillos con protector con agujeros, estos ayudan a mantener el cepillo en óptimas condiciones de higiene y al mismo tiempo permiten la ventilación necesaria.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario